Alta Ley participa en la London Metal Exchange Week

Entre los temas importantes abordados durante el encuentro estuvo el suministro responsable de minerales y metales, el que se impone como autorregulación, y anticipa nuevos desarrollos en materias medioambientales.

El Presidente del Programa Alta Ley, Mauro Valdés, participó en la London Metal Exchange Week (LME), realizada entre los días 5 y 8 de octubre en Reino Unido, en la cual los representantes de la industria minera y su cadena de suministro y comercialización discutieron sobre las tendencias actuales en los mercados de metales y lo que se viene el próximo año para la industria.

Entre las novedades del encuentro, estuvo el lanzamiento, por parte de la Bolsa de Metales de Londres (LME), de un marco conceptual de suministro responsable de minerales y metales, que busca que las compañías mineras que operan a lo largo de la cadena del valor del metal proporcionen evidencia respecto de que los minerales que ponen a disposición del mercado se hayan producido libres de conflicto, utilizando las mejores prácticas y estándares asociados a la responsabilidad empresarial, principalmente en materia de derechos humanos (trabajo infantil, esclavitud, etc, temáticas que son actualmente críticas en la producción de ciertos minerales y en ciertos territorios).

En principio la componente medioambiental y de emisiones (como la de gases de efecto invernadero) no sería el objetivo central de esta certificación. Sin embargo el marco normativo que se propone pareciera tender claramente a establecer, en el futuro, la trazabilidad del desempeño de los productores en dichas materias también. Esto podrá desembocar eventualmente en contratos de compraventa diferenciados para los productos que logren acreditar “responsabilidad” en estos aspectos, de aquellos que no lo logren.

En términos operativos, la LME propone que todos los productores listados en bolsa realicen una evaluación de riesgo basado en los indicadores de bandera roja establecidos por la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE), con el fin de que cualquier productor pueda definir, a partir de la evaluación, los niveles de riesgo respecto a las mejores prácticas de abastecimiento responsable de minerales. A partir de ello, la LME comprometerá con cada productor un plazo para la implementación del estándar elegido. Finalizado este, la LME tendrá el poder de eliminar las marcas que no cumplan con lo establecido por cada estándar.

Adicionalmente y en respuesta a una mayor conciencia de la industria en cuanto a consideraciones ambientales y de salud y seguridad ocupacional, la LME también exigirá la certificación ISO 14001 y OHSAS 18001 por parte del productor listado. Se proponen plazos de 3 años (2021) para la implementación de normas ISO 14001 y OHSAS 18001 y la certificación y validación de los estándares específicos por cada marca.

“Chile parece estar bien posicionado para esta nueva era en la producción de minerales. Nuestro país cuenta con un sector minero de gran y mediana escala que opera desde ya conforme a los estándares y requerimientos  que se plantea en este borrador. También la minería artesanal, que es un sector reconocidamente complejo en estas materias a nivel mundial, se encuentra en Chile bien aspectado respecto de estos requisitos emergentes, dada su formalidad, que a su vez es fruto principalmente de su operación a través de ENAMI”, sostuvo Mauro Valdés.

Para acceder al Reporte del LME hacer click aquí